Un permiso retribuido de “al menos” cuatro meses para el cuidado de los hijos al que puedan acogerse cada padre y cada madre, de los cuales dos meses son intransferibles entre los progenitores y estarán retribuidos a un nivel que podrá decidir cada Estado miembro. Este es el acuerdo alcanzado entre los negociadores del Consejo de la UE (los países) y el Parlamento Europeo sobre la nueva directiva sobre conciliación de la vida familiar y la vida profesional de progenitores y cuidadores.

 

El acuerdo también incluye una baja de paternidad mínima de diez días para los hombres tras el nacimiento de su hijo, que tendrá que estar remunerada al menos con el mismo nivel que esté establecido para la baja por enfermedad.

 

Aquellos países con bajas por paternidad “más generosas”, como España, las podrán seguir manteniendo.

 

Por último, también se han pactado disposiciones en materia de permisos para cuidadores a través de un derecho de cinco días libres por trabajador y año.

 

“El acuerdo da un gran impulso a la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en la UE. La Directiva facilitará la participación de la mujer en el mercado laboral, haciendo un reparto equitativo de las responsabilidades de cuidados. También contribuirá a cerrar la brecha salarial” (Marius-Constantin Budai, ministro de Empleo y Justicia Social de Rumanía, que este semestre ostenta la presidencia de turno de la UE).

 

Fdo. Silvia Uclés – Asesora del departamento Jurídico de AEDHE

Comparte en: