Si eres de los empresarios que memoriza contraseñas en función del teclado; las apunta en notas;  hace uso de patrones sencillos;  emplea frases hechas o aficiones a la hora de elegir las contraseñas; te invito a leer este post. El motivo: está cometiendo los errores más comunes en cuestión de seguridad digital.

¿Sabes que uno de cada cinco españoles escribe sus contraseñas en un cuaderno para no tener que recordarlas? Sí, lo hacemos todos o casi todos. Es bastante común y peligroso a la vez, puesto que cualquiera que lo vea, puede acceder a nuestros servicios.

Además, muchos de nosotros solemos utilizar la misma contraseña en diferentes cuentas cambiando algún carácter, lo que se conoce como “reciclar contraseñas”. Esto es otro de los problemas, ya que, si una de ellas se filtra, cualquier ciberdelincuente no tardaría en quebrantar la seguridad del resto.

Así pues, elegir una buena contraseña a veces puede suponer un desafío, sobre todo si contamos con varias cuentas que proteger. Así que la mejor forma de empezar a diseñar una contraseña segura es evitar utilizar datos personales o conceptos demasiado evidentes.

Un truco, sería sustituir algunas de las letras por números parecidos, por ejemplo, la “i” por el “1”. De esta manera, nuestras claves se vuelven más difíciles de descifrar, pero al mismo tiempo más fáciles de recordar.

 

Fdo. Lucía Hernández- “Asistente a la Dirección y Organización de Eventos”

https://www.linkedin.com/in/lucia-hernandez-sanchez/

 

 

 

Comparte en: