Las profesiones están cambiando a la vez que adoptan patrones nuevos. Y como casi todo lo nuevo desde el siglo XX, vienen acompañadas a través de esos pegadizos conceptos en inglés. Por eso, en ocasiones cuando un profesional se define en un networking con una sola palabra “extranjera” nos cuesta entenderle a la primera. Algunos de estos profesionales son aquellos que se dedican al Brandig. ¿Podríamos elegir una definición en español? Complicado.

En realidad, es un concepto muy plural, que engloba muchas facetas de la estrategia de marca y la identidad corporativa de una empresa. Si tuviéramos que definirlo, el branding son todas aquellas acciones que ayudan a crear una imagen de marca en la mente de las personas, y por tanto de la empresa que la lidera. Desde los colores, tipografía, hasta las palabras y emociones que van acompañar en todas sus comunicaciones, para llegar a todos los clientes y embajadores de esa marca.

Cuando hablamos de tantos conceptos, las pymes y los autónomos nos mareamos. Lo primero que se nos viene a la cabeza es la inversión que va a suponer todo eso. ¡Tranquilidad! El branding es para TODOS. Se aplica tanto a la “marca personal” del autónomo, como a las empresas, independientemente del tamaño de su facturación. Porque lo mejor del branding es que se adapta a todos los presupuestos. ¡Por fin, lo hemos dicho!

El branding hoy en día es imprescindible para que las marcas, y por tanto las empresas, puedan “sobrevivir” en el mercado, destacar sobre sus competidores, y por supuesto, darse a conocer a los consumidores potenciales. Si a esta estrategia de marca la acompañamos con un producto o servicio de  calidad nos aseguraremos clientes fieles y casos de éxito que nos proporcionen la lealtad y fidelidad necesaria para crear lazos emocionales con nuestros consumidores. Para alcanzar nuestro fin máximo: estar presentes en su decisión de compra. ¿Acaso no es lo que buscamos todos?

Aunque relacionemos el branding con la metodología de trabajo anglosajona, su origen proviene del antiguo dialecto nórdico “brand”, es decir, de “marcar a fuego”. Nuestros sofisticados logotipos actuales están muy lejos de aquellas primeras marcas talladas en las piedras de los artesanos de nuestras catedrales, o de las marcas que los ganaderos colocaban en la piel de sus animales. De esta herencia, es por lo que ahora asociamos el logo con la marca. El sello de la empresa, en definitiva.

Desde la Asociación de Empresarios del Henares presentamos nuestro departamento de Branding, para ayudaros en vuestra estrategia de difusión y comunicación de marca, producto y servicios. Nuestros profesionales especialistas os asesoraran en todo lo que necesitéis.

 

Fdo. Paloma Ausín – Directora de Comunicación de AEDHE

https://www.linkedin.com/in/palomaausin/

 

Comparte en: