Efectivamente, es todo un reto. Según el Estudio Educa 20.20 en el que se han realizado 24.300 encuestas a 9.000 universitarios, 12.800 estudiantes de bachillerato y de FP, y 2.500 empresas refleja lo siguente. Uno de cada cinco universitarios quiere ser empresario. Sin embargo, la cifra sube significativamentes a la hora de decantarse por la Función Pública, en concreto el 25.2%, frente al 18.8% de los que quieren crear su propio negocio. Es decir, la mayoría lo que busca es ser funcionario, dentro de un sistema administrativo ya saturado, y más tras los nuevos cambios tecnológicos que están a punto de incorporarse en el ámbito laboral. Y aquellos valientes que se deciden por emprender lo hacen con el fin de trabajar en algo relacionado con sus estudios. Es la salida que ven en este momento tal y como están las cifras de paro juvenil.

Es posible que desde los centros educativos, se esté distorsionando la comunicación de las salidas laborales que tendrá el alumno tras la finalización de sus estudios. O bien porque los asesores formativos desconocen estos nuevos cambios al estar asilados del ámbito empresarial, o bien porque la función del orientador no se está dirigiendo hacia el alumno por la carga de trabajo. Sea como fuere, esta problemática es de todos, las empresas deberán acercarse a los centros educativos, y viceversa, y las universidades deberán incorporar programas de emprendimiento, para entre todos los agentes encontrar pronto una solución.

En estos días AEDHE va a celebrar la Primera Feria de las Profesiones con el apoyo de la Consejería de Educación y Juventud (Dirección del Área Territorial de Madrid-Este) para presentar a los jóvenes, profesores, orientadores las familias profesionales más demandadas por las empresas de la Zona del Corredor. En concreto, las que requieren un título de Formación Profesional, tradicional o Dual. Según el Estudio Educa 20.20, en los próximos cinco años la mitad de los puestos de trabajo de nueva creación requerirán una formación de grado medio, que es la que corresponde a la FP. Más aún, el 58 por ciento de las empresas madrileñas reconocen que tiene dificultades para encontrar a los candidatos idóneos para ocupar estos puestos de trabajo. Un alto porcentaje de los egresados en la FP logran un contrato laboral durante el primer año, llegando a ser en algunas categorías del cien por cien de inserción laboral.

Uno de los muchos motivos es que las práciticas de los alumnos de “la FP” se realizan desde el comienzo de la preparación. Prácticas que se realizan en empresas, que les forman, y les valoran por capacidad y confianza en el buen hacer. En algunos casos, la insercción de los jóvenes es del cien por cien si su titulación correponde a las más demandadas en la actualidad, tanto a corto como medio plazo. Tanto es así, que cada año crece el número de universitarios que abandonan los campus para apuntarse a ciclos formativos, son conscientes que la universidad es muy teórica y el proceso de especialización e insercción muy largo. Una desventaja a la hora de incorporarse a un puesto determinado dentro de una empresa.

El foco del problema también se traslada a las familias de los estudiantes. Según el Estudio Educa 20.20 la madre es la “influencer” en el ámbito familiar, a la hora de que un joven se decante por unos estudios u otros. Es decir, el 57% de los padres y el 62% madres tienen una opinión negativa de este modelo formativo. Y sube al 77% cuando hablamos de familias, alumnos y profesores de la ESO en general. Muy en contraste con las demandas de las empresas cuya contratación, sobre todo si los alumnos pertenecen a las familias profesionales más buscadas,  llega al 100% de la contratación. La Comunidad de Madrid tiene una demanda del 22,64% en titulados de Formación Profesional.

Aunque el 65% de los trabajo que llevará a cabo la generacion Z aún no existe, es importante que sepan elegir unos estudios que aporten salidas laborales y alternativas de especialización. El mundo del empleo está cambiando rápidamente. Por tanto, la nueva revolucion de las competencias del profesional del futuro le ayudará a mejorar sus habilidades para adaptarse a su futuro empleo. Será necesario encontrar un equilibro entre tecnología, talento y conexión humana.

Independiente de la formación elegida, las habilidades más demandadas para trabajar en el futuro, bien por cuenta propia o ajena, tendrán que ver con la capacidad para enfrentarse a situaciones nuevas y resolver problemas, sobre todo en momentos bajo presión. Cuestionar y razonar variables durante la realización de un proyecto, además, de la creatividad para proponer nuevas formas para llevarlo a cabo. La inteligencia emocional seguirá siendo importante, así como la habilidad para tratar con socios, clientes y compañeros. Además, de tener capacidad para tomar decisiones y visualizar los siguientes pasos a seguir, con el fin de llevar a éxito cada proyecto. Una buena orientación desde los centros educativos será primordial para el futuro talento. De ahí la importancia de celebrar esta Primera Edición, de otras muchos, de la Feria de las Profesiones del Henares.

 

Más información sobre la FERIA DE LAS PROFESIONES DEL HENARES 2019

  

 

Fdo. Paloma Ausín – Directora de Comunicación de AEDHE

https://www.linkedin.com/in/palomaausin/

 

Comparte en: