España logra consolidarse como la 30ª economía más atractiva del mundo para hacer negocios, según el ranking Doing Business presentado ayer y que cada año elabora el Banco Mundial. La economía española mantiene el mismo puesto que ya ostentó en la pasada edición, si bien mejora ligeramente su puntuación final: logra 77,9 puntos sobre un total de 100, dos décimas más que en 2018.

El país recaba la misma nota en siete de las diez áreas analizadas, y repunta en las otras tres restantes, especialmente en el indicador de protección de inversores minoristas (dos puntos más), gracias a la reforma de la Ley de Sociedades de Capital –modificada en diciembre del año pasado–, según destacó ayer el Ministerio de Economía y Empresa.

 

Ámbito Internacional

Con una nota final de 77,9, España vuelve a colocarse en el puesto número 30 de un ranking compuesto por 190 países y cuyo podio lidera Nueva Zelanda, con una puntuación de 86,8, seguida por Singapur (86,2) y Hong Kong (85,3) que ocupa el tercer puesto y empata en nota con Dinamarca. Del lado opuesto, ocupan las últimas plazas del listado Somalia (20), Eritrea (21,6) y Venezuela (30,2). “En comparativa con las economías europeas mejor posicionadas, España se mantiene en la posición numero 11”, sostiene el Ministerio de Economía, por delante de países como Francia (76,8), Suiza (76,6) o Portugal (76,5).

El periodo analizado para la elaboración del informe se extendió entre mayo de 2018 y mayo de este año, antes de los altercados violentos en Cataluña a raíz de la sentencia del procés, si bien el indicador no mide parámetros políticos sino meramente corporativos.

España logra las mejores notas en lo que se refiere al comercio transfronterizo, los trámites necesarios para una de las calles comerciales de Madrid.

 

Reino Unido, inalterado pese al Brexit

Reino Unido también se mantiene en la edición del Doing Business de 2020 en octava posición pese a situarse en plenas negociaciones del Brexit. Logra 83,5 puntos, frente a los 83,6 de un año antes.

Entre los indicadores que mejora, está el registro de la propiedad y la conexión eléctrica. Por contra, pierde en el pago de impuestos. abrir una empresa, el pago de impuestos, o la obtención de electricidad, todas ellas por encima de los 80 puntos. Los mayores obstáculos para atraer negocios son el acceso a la obtención de crédito (60 puntos), lidiar con los permisos para construir (70,8), ejecutar un contrato (70,9) o registrar una propiedad (71,7).

Como ya se ha mencionado, el avance más destacado se registra en la protección a inversores minoritarios (dos puntos más hasta los 72), seguida a cierta distancia, por el pago de impuestos (84,7) y la resolución de insolvencias (79,2), que suben una décima en ambos casos.

 

Fuente: Cinco Días

 

Comparte en: