La Asociación de Empresarios del Henares (AEDHE) está en comunicación permanente con las empresas, trabajando y ayudando a poner en marcha las acciones posibles para responder a la situación económica, laboral y financiera que los efectos de la crisis sanitaria del COVID-19 está provocando.

Ante un escenario imprevisto, masivo y global, que afecta a toda la cadena de valor económico, inédito salvo en circunstancias de guerras o desastres naturales, para el que no existen planes de contingencia, indeterminado, aunque la esperanza es que sea corto en el tiempo, siempre y cuando se controle y el contagio y se resuelva y supere la enfermedad, es preciso poner en primer lugar este objetivo en todos los actores económicos y sociales y cumplir fielmente todas las instrucciones sanitarias y de las administraciones.

El efecto económico ya es patente y muy grave en la actividad, supera al producido en las última crisis, afecta a todos los sectores: Turismo prácticamente cerrado, pérdidas irrecuperables, precisa medidas para evitar los cierres y ayudas muy urgentes para que las empresas sobrevivan hasta la superación de la crisis sanitaria; Servicios en caída de demanda que requiere reorganización del trabajo, tanto para atender las necesidades de conciliación familiar como el cambio al teletrabajo; Industria afectada por la caída de la demanda, la rotura de la cadena de suministros (aunque China parece estar superando ya la crisis) que precisa las mismas ayudas de reestructuración empresarial, reorganización del trabajo. Todos los sectores están afectados de crisis de ventas, ingresos y liquidez pudiendo alcanzar el estado de insolvencia general.

Para un escenario de estado de crisis sanitaria con un efecto de unos tres meses, AEDHE sugiere que se consideren medidas económicas contundentes como ya se están adoptando en otros países, y que se mantenga un permanente seguimiento sobre la situación económica de los sectores y las empresas, especialmente PYMES y Autónomos. Entre otras medidas, se consideran:

  1. Suspensión temporal del pago de las cotizaciones de la Seguridad Social;
  2. Suspensión temporal del pago de los impuestos y tasas de todas las Administraciones;
  3. Suspensión temporal del pago de las obligaciones de créditos, préstamos e hipotecas a las empresas;
  4. No poner en marcha medidas de refinanciación o de crédito para evitar las anteriores;
  5. Inyectar liquidez al sistema económico para mantener la cadena de valor, personal, compras, suministros, producción, administracion, ventas, distribución, etc.
  6. Facilitar la reorganización del trabajo para atender las necesidades de conciliación y puesta en marcha del teletrabajo, suspender las medidas de controles horarios;
  7. Facilitar las reestructuraciones temporales del personal en las empresas.

Una vez superada la crisis sanitaria, flexibilizadas las medidas de comunicación y los contactos entre las personas, recuperada la movilidad y agrupaciones, se sugiere se establezcan medidas para la recuperación de los pagos del periodo de suspensión, permitiendo la recuperación de la liquidez de las empresas de forma rápida y eficaz, evitando generar tensiones posteriores de liquidez en el sistema económico.

El presidente de AEDHE, Jesús Martín Sanz, solicita a las administraciones que se sigan estas medidas que se resumen: “En primer lugar, dar flexibilidad en los pagos de las obligaciones para con las administraciones y el sistema financiero hasta que se normalice la situación. Para ello, es necesario tener empatía, generosidad y paciencia ante lo que está sucediendo”.

Martín Sanz, destaca que “la situación del sector turístico es gravísima, por lo que hay que facilitarles una reorganización del trabajo a nivel estructural, empresarial y económico, para evitar que los negocios se vean abocados al cierre”.

“En segundo lugar, en la empresa hace falta ayuda para implantar mecanismos de teletrabajo ya que esto requiere procesos de digitalización, de formación, adaptación a las nuevas tecnologías, y herramientas tanto de software como de hardware”, prosigue el presidente de AEDHE. “Además, las empresas van a tener que generar fórmulas de conciliación e incorporar el teletrabajo, para que los trabajadores puedan atender a sus familias. Sobre todo, tras el cierre de colegios, institutos y universidades que, con la actual reglamentación de control de horarios, y la falta de medios digitales, hoy en día se dificulta mucho esta reorganización laboral. Es necesario y urgente potenciar las dinámicas de flexibilidad en la organización del trabajo”.

Para concluir, Martín Sanz señala que “en tercer lugar, hay que recuperar la normalidad paulatinamente, ya que desde el minuto uno en que se reestablezca la situación de normalidad, el ecosistema económico necesitará su tiempo para recuperar las empresas, los trabajadores y la actividad”.

Comparte en: