Transportistas y cargadores garantizan el suministro de bienes.

Los operadores logísticos llevan días con protocolos de actuación activados para mantener sus servicios y favorecer el teletrabajo en todos aquellos puestos en los que es posible. Antes de la aprobación del decreto de alarma, ya estaban trabajando con este escenario, pero será a partir de hoy, como primer día laborable tras el inicio de la cuarentena generalizada para reducir el número de contagios de coronavirus, cuando se ponga a prueba realmente las cadenas logísticas, especialmente las concernientes a los bienes básicos.

El descenso de la movilidad, de hasta el 60% en el tráfico por carretera según las primeras cifras del Gobierno, y el cierre de la mayor parte de la actividad comercial, empresarial, lúdica y cultural de forma presencial deja al país en un escenario inédito. “La movilidad queda condicionada a reducir al máximo el riesgo de contagio y garantizar el movimiento imprescindible para el acceso a los servicios públicos fundamentales y al suministro de bienes básicos y combustibles, así como al acceso a los puestos de trabajo”, reiteró el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en la comparecencia junto a otros miembros del Ejecutivo para profundizar sobre las primeras medidas del confinamiento de los ciudadanos. “Ambos objetivos pueden y deben ser compatibles, pero exigirán el esfuerzo y comprensión de todos”, advirtió el ministro.

La suspensión de las restricciones y de los tiempos de conducción ayudan a aumentar los servicios a tienda

“No va a haber desabastecimiento”. Es la frase más repetida, tanto por asociaciones de transporte y de cargadores como de las propias empresas logísticas o las cadenas de supermercados. Además, las medidas aprobadas en el transporte durante los últimos días (levantamiento de las restricciones o la suspensión de los tiempos de conducción o descanso, entre otros) ayudan a incrementar el número de servicios a las tiendas y, por tanto, la disponibilidad de productos, tanto frescos como de alimentación seca.

Los puntales de e-commerce han llevado a priorizar los pedidos de los colectivos más vulnerables

Otro punto crítico es el comercio electrónico de las cadenas de distribución, segmento que también ha experimentado un enrome crecimiento en los últimos días, que se había acelerado tras el decreto del estado de alarma, que permite el e-commerce para evitar desplazamientos de los ciudadanos con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus. Ante la avalancha de pedidos, algunos supermercados están repartiendo con un plazo de entrega algo más largo de lo habitual y, en otros caso, también se está priorizando la entrega a aquellos colectivos más vulnerables.

Desde las agrupaciones sectoriales de transporte y logística, reclaman flexibilizar los horarios de trabajo y zonas de carga y descarga, así como garantizar no solo la entrega a tiendas sino también la producción para mantener el aprovisionamiento de bienes básicos y perecederos. Necesitan poder mantener el funcionamiento de las fábricas, pero también asegurar la llegada de materias primas, packaging, etcétera.

Bruselas reconoce la necesidad de apoyar al transporte sin concretar actuaciones

Europa ha brindado su apoyo económico a los Estados miembro para frenar la propagación del coronavirus. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha comparecido en una rueda de prensa en la que ha reconocido la labor y la necesidad de “ayudar a los sectores más afectados” por la situación, como el transporte o el turismo. Y ha reiterado que “se activarán todos los instrumentos de flexibilidad que contempla el Pacto de Estabilidad y Crecimiento”.

 

Fuente: El Mercantil

 

DESCARGAR GUÍA DEL CORONAVIRUS ESPECÍFICA PARA EL SECTOR LOGÍSTICA Y EL TRANSPORTE

 

Fuente: Alimarket

Comparte en: