LA RSC EMPRESARIAL HACIA LA SOSTENIBILIDAD

Muchas veces se caricaturiza a los empresarios como profesionales que buscan un beneficio económico por encima de cualquier cosa.  Antes de empresarios todos somos personas, que convivimos en un mismo mundo y que también queremos un lugar con aire limpio donde nuestros hijos crezcan y no tener problemas de salud ligados a nuestras propias actividades.

Por ello, es tan importante la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), para empezar a comprender que el empresario busca un término más sostenible, donde el desarrollo económico esté ligado a una mejora del medio ambiente y de las calidades de vida de nuestros trabajadores.

Desde esta RSC se busca mostrar el papel humano de los empresarios y demostrar ese interés por lo que nos rodea. Tanto a nivel empresarial como a nivel global. De esta manera se da más importancia a las desigualdades y problemáticas sociales y medioambientales de la sociedad en la que vivimos.

A raíz de esto, en 2015 los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales como parte de la agenda de desarrollo sostenible en la que se busca erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos. Estos objetivos del desarrollo sostenible (ODS) están compuestos principalmente por 17 objetivos de distinta índole, que se trataron en la Comisión de RSC de AEDHE el pasado mes de marzo.

Desde la Asociación de Empresarios del Henares se llevan distintos proyectos que ayudan a favorecer una mayor RSC en la empresa como la ayuda a la gestión de la formación de los trabajadores, desde el área de formación, y la innovación en un menor impacto al medio ambiente desde el área de innovación, con proyectos como CINDERELA. Un proyecto europeo, para la reutilización de residuos de construcción y demolición.

 

Fdo. Clara López – Asesora de Medio Ambiente en el departamento de Innovación AEDHE

https://www.linkedin.com/in/clara-l%C3%B3pez-montes-0211b1121/


EL RECONOCIMIENTO DE LAS EMPRESAS COMO GENERADORAS Y GESTORAS DE RESIDUOS

Sabéis las típicas imágenes de un lugar antes y después de un gran evento, donde solo se observa una gran cantidad de residuos, bien por los cartones y plásticos del desembalaje del material utilizado, como por la basura que podamos producir en un encuentro con una gran afluencia de asistentes.

Normalmente esa imagen genera un gran lamento por parte de los usuarios que leen estas noticias, sin embargo, no nos damos cuenta que en nuestro negocio pasa algo parecido. Aunque muchas veces los residuos de nuestra negociación no son tan visuales, en numerosos de los casos se trata de emisiones de gases o de utilización de un espacio.

Si pudiésemos teñir de color todo lo que generamos, en cuestión de residuos y de emisión, probablemente también nos espantaríamos. El cuidado del medio ambiente es una responsabilidad de todos, con un importante papel de las empresas. Somos las grandes consumidoras de energía y generadores de residuos.

Por ello, tenemos que comenzar a valorar nuestros actos desde un punto de vista más sostenible. Antes que trabajadores somos individuos que necesitamos unas calidades en nuestro entorno para no presentar problemas de salud.

Aunque cuando hablamos de las responsabilidades, como empresarios tenemos que tener en cuenta muchas otros aspectos de la sociedad, como la salud y calidad de los empleados, de los accionistas y, por supuesto, de la propia comunidad en la que estamos.

 

Fdo. Clara López – Asesora de Medio Ambiente en el departamento de Innovación AEDHE

https://www.linkedin.com/in/clara-l%C3%B3pez-montes-0211b1121/