LA PROPIEDAD INDUSTRIAL vs LA PROPIEDAD INTELECTUAL. Conceptos y diferencias

Son varios los equívocos que conllevan estos dos conceptos, tanto si van juntos como por separado. Para despejar incógnitas explicamos que engloba cada uno de ellos a continuación.

  1. PROPIEDAD INDUSTRIAL

¿Qué es la Propiedad Industrial?

La Propiedad Industrial es un derecho exclusivo que obtenemos sobre determinadas creaciones inmateriales que se protegen como verdaderos derechos de propiedad.

Tipos de Propiedad Industrial que encontramos en España:

- Diseños industriales: protegen la apariencia externa de los productos (en su totalidad o en  una parte del producto) que se derive de las características de, en particular, las líneas, contornos, colores, forma, textura o materiales del producto en sí o de su ornamentación. Los diseños podrán ser bidimensionales o tridimensionales.

La duración de la protección conferida por los Diseños Industriales es de cinco años contados desde la fecha de presentación de la solicitud de registro, y podrá renovarse por uno o más períodos sucesivos de cinco años hasta un máximo de veinticinco años computados desde dicha fecha.

- Marcas y Nombres Comerciales (Signos Distintivos): protegen combinaciones gráficas y/o denominativas que ayudan a distinguir en el mercado unos productos o servicios de otros similares ofertados por otros agentes económicos.

  • Marcas, palabras o combinaciones de palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, letras, cifras, formas tridimensionales (envoltorios, envases, formas del producto o su representación).
  • Nombres comerciales, como títulos de propiedad industrial, a su vez son independientes de los nombres de las sociedades inscritos en los Registros Mercantiles.

La duración de la protección conferida por los Signos Distintivos es de diez años a partir de la fecha del depósito de la solicitud y pueden ser renovados indefinidamente.

- Patentes y modelos de utilidad: protegen invenciones consistentes en productos y procedimientos susceptibles de reproducción y/o utilización con fines industriales.

  • En concreto, una Patente, es un título que reconoce el derecho de explotar en exclusiva la invención patentada, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular. El derecho otorgado por una Patente, es "el derecho de excluir a otros" de la fabricación, utilización o introducción del producto o procedimiento patentado en el comercio. Su duración es de veinte años a contar desde la fecha de presentación de la solicitud.
  • El Modelo de Utilidad protege invenciones con menor rango inventivo que las protegidas por Patentes, consistentes, por ejemplo, en dar a un objeto una configuración o estructura de la que se derive alguna utilidad o ventaja práctica. El dispositivo, instrumento o herramienta protegible por el Modelo de Utilidad se caracteriza por su "utilidad" y "practicidad" y no por su "estética" como ocurre en el diseño industrial. Su duración es de diez años desde la presentación de la solicitud.

- Topografías de semiconductores: se refieren a los circuitos integrados electrónicos, protegiendo el trazado de las distintas capas y elementos que componen un circuito integrado, su disposición tridimensional y sus interconexiones, es decir, lo que constituye su "topografía". Su duración es de diez años, a partir del final del año en que se explota por primera vez en el mundo o se registra la topografía.

Como vemos, la Propiedad Industrial protege todas las creaciones que están relacionadas con la industria, obteniendo dicha protección (a nivel nacional) a través de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Si lo que queremos es una protección a nivel europeo e internacional, encontraremos otros derechos como por ejemplo la Marca de la Unión Europea, Diseños Comunitarios e Internacionales…

 

  1. PROPIEDAD INTELECTUAL

¿Qué es la Propiedad Intelectual?

Es el conjunto de derechos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radiodifusión...) respecto de las obras y prestaciones fruto de su creación. Es decir, se protege las creaciones en las que queda plasmada la personalidad del autor, tratándose de creaciones únicas y no producidas industrialmente o en serie.

Se excluyen las ideas, los procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí, aunque no la expresión de los mismos. También se excluyen las disposiciones legales o reglamentarias, sus correspondientes proyectos, las resoluciones de los órganos jurisdiccionales y los actos de los organismos públicos, así como las traducciones de dichos textos.

Los derechos de Propiedad Intelectual otorgan además del reconocimiento a los creadores, la retribución económica que les corresponde por la realización de sus obras y prestaciones. Siendo también un incentivo a la creación y a la inversión en obras y prestaciones de la que se beneficia la sociedad en su conjunto. La protección se otorga desde el momento de su creación, recibiendo los titulares la plena protección de la ley desde ese momento y sin que se exija el cumplimiento de ningún requisito formal.

El plazo general de los derechos de explotación de la obra es la vida del autor y setenta años después de su muerte. Existen otros plazos para los derechos morales y para otras prestaciones, así como para las obras de autores fallecidos antes de 1987.

Así  distinguimos entre los sujetos de los derechos de autor, y los sujetos de los otros derechos de propiedad intelectual (conocidos también como derechos afines, conexos o vecinos)

 - Sujetos de los derechos de autor:

Se considera autor a la persona natural que crea alguna obra literaria, artística o científica expresada por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro. Dichas creaciones puede ser las novelas, poemas y obras de teatro, películas, obras musicales, obras de arte, dibujos, pinturas, fotografías y esculturas o diseños arquitectónicos, así como las reglas para juegos y los programas de ordenador.

La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación. La condición de autor tiene un carácter irrenunciable; no puede transmitirse "inter vivos" ni "mortis causa", no se extingue con el transcurso del tiempo así como tampoco entra en el dominio público ni es susceptible de prescripción.

- Sujetos de los otros derechos de propiedad intelectual:

  • Artistas intérpretes o ejecutantes.La persona que represente, cante, lea, recite o interprete en cualquier forma una obra. A esta figura se asimila la de director de escena y de orquesta.
  • Productores de fonogramas.Persona natural o jurídica bajo cuya iniciativa y responsabilidad se realiza por primera vez la fijación exclusivamente sonora de la ejecución de una obra o de otros sonidos.
  • Productores de grabaciones audiovisuales.Persona natural o jurídica que tiene la iniciativa y asume la responsabilidad de la grabación audiovisual.
  • Entidades de radiodifusión.Personas jurídicas bajo cuya responsabilidad organizativa y económica se difunden emisiones o transmisiones.
  • Creadores de meras fotografías.Persona que realice una fotografía u otra reproducción obtenida por procedimiento análogo a aquélla, cuando ni una ni otra tengan el carácter de obras protegidas en el Libro I de la Ley de Propiedad Intelectual.
  • Protección de determinadas producciones editoriales.Hace referencia a las obras inéditas en dominio público y a determinadas obras no protegidas por las disposiciones del Libro I del TRLP

Por lo que respecta a los derechos que conforman la Propiedad Intelectual se distinguen entre derechos morales y los derechos patrimoniales:

- Derechos morales:

La legislación española es claramente defensora de los derechos morales, reconocidos para los autores y para los artistas intérpretes o ejecutantes. Estos derechos son irrenunciables e inalienables, acompañan al autor o al artista intérprete o ejecutante durante toda su vida y a sus herederos o causahabientes al fallecimiento de aquellos. Entre ellos destaca el derecho al reconocimiento de la condición de autor de la obra o del reconocimiento del nombre del artista sobre sus interpretaciones o ejecuciones, y el de exigir el respeto a la integridad de la obra o actuación y la no alteración de las mismas.

- Derechos de carácter patrimonial: (transmisibles a través de documento escrito)

  • Derechos relacionados con la explotación de la obra o prestación protegida, que a su vez se subdividen en derechos exclusivos y en derechos de remuneración:
    • Los derechos exclusivos son aquellos que permiten a su titular autorizar o prohibir los actos de explotación de su obra o prestación protegida por el usuario, y a exigir de este una retribución a cambio de la autorización que le conceda.
    • Los derechos de remuneración, a diferencia de los derechos exclusivos, no facultan a su titular a autorizar o prohibir los actos de explotación de su obra o prestación protegida por el usuario, aunque sí obligan a este al pago de una cantidad dineraria por los actos de explotación que realice, cantidad esta que es determinada, bien por la ley o en su defecto por las tarifas generales de las entidades de gestión.
  • Derechos compensatorios, como el derecho por copia privada que compensa los derechos de propiedad intelectual dejados de percibir por razón de las reproducciones de las obras o prestaciones protegidas para uso exclusivamente privado del copista.

 Por último hay que tener en cuenta que, no es necesario registrar una obra para protegerla, puesto que al protegerse por el simple hecho de su creación, la inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual es voluntaria. Lo que sí es conveniente es indicar la reserva de derechos y el símbolo ©, en el caso de una obra o prestación o, si se trata de fonogramas el símbolo ®.

 

Fdo. Silvia Uclés – Asesora del departamento Jurídico de AEDHE

https://www.linkedin.com/in/silvia-ucles-cabrera/


LA RSC EMPRESARIAL HACIA LA SOSTENIBILIDAD

Muchas veces se caricaturiza a los empresarios como profesionales que buscan un beneficio económico por encima de cualquier cosa.  Antes de empresarios todos somos personas, que convivimos en un mismo mundo y que también queremos un lugar con aire limpio donde nuestros hijos crezcan y no tener problemas de salud ligados a nuestras propias actividades.

Por ello, es tan importante la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), para empezar a comprender que el empresario busca un término más sostenible, donde el desarrollo económico esté ligado a una mejora del medio ambiente y de las calidades de vida de nuestros trabajadores.

Desde esta RSC se busca mostrar el papel humano de los empresarios y demostrar ese interés por lo que nos rodea. Tanto a nivel empresarial como a nivel global. De esta manera se da más importancia a las desigualdades y problemáticas sociales y medioambientales de la sociedad en la que vivimos.

A raíz de esto, en 2015 los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales como parte de la agenda de desarrollo sostenible en la que se busca erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos. Estos objetivos del desarrollo sostenible (ODS) están compuestos principalmente por 17 objetivos de distinta índole, que se trataron en la Comisión de RSC de AEDHE el pasado mes de marzo.

Desde la Asociación de Empresarios del Henares se llevan distintos proyectos que ayudan a favorecer una mayor RSC en la empresa como la ayuda a la gestión de la formación de los trabajadores, desde el área de formación, y la innovación en un menor impacto al medio ambiente desde el área de innovación, con proyectos como CINDERELA. Un proyecto europeo, para la reutilización de residuos de construcción y demolición.

 

Fdo. Clara López – Asesora de Medio Ambiente en el departamento de Innovación AEDHE

https://www.linkedin.com/in/clara-l%C3%B3pez-montes-0211b1121/


EL RECONOCIMIENTO DE LAS EMPRESAS COMO GENERADORAS Y GESTORAS DE RESIDUOS

Sabéis las típicas imágenes de un lugar antes y después de un gran evento, donde solo se observa una gran cantidad de residuos, bien por los cartones y plásticos del desembalaje del material utilizado, como por la basura que podamos producir en un encuentro con una gran afluencia de asistentes.

Normalmente esa imagen genera un gran lamento por parte de los usuarios que leen estas noticias, sin embargo, no nos damos cuenta que en nuestro negocio pasa algo parecido. Aunque muchas veces los residuos de nuestra negociación no son tan visuales, en numerosos de los casos se trata de emisiones de gases o de utilización de un espacio.

Si pudiésemos teñir de color todo lo que generamos, en cuestión de residuos y de emisión, probablemente también nos espantaríamos. El cuidado del medio ambiente es una responsabilidad de todos, con un importante papel de las empresas. Somos las grandes consumidoras de energía y generadores de residuos.

Por ello, tenemos que comenzar a valorar nuestros actos desde un punto de vista más sostenible. Antes que trabajadores somos individuos que necesitamos unas calidades en nuestro entorno para no presentar problemas de salud.

Aunque cuando hablamos de las responsabilidades, como empresarios tenemos que tener en cuenta muchas otros aspectos de la sociedad, como la salud y calidad de los empleados, de los accionistas y, por supuesto, de la propia comunidad en la que estamos.

 

Fdo. Clara López – Asesora de Medio Ambiente en el departamento de Innovación AEDHE

https://www.linkedin.com/in/clara-l%C3%B3pez-montes-0211b1121/